10 consejos para que tu tienda online funcione

10 consejos para que tu tienda online funcione Jueves, 14 Marzo 2013

En nuestro día a día nos encontramos con muchos clientes que piensan que poner en marcha una tienda online es algo sencillo. De ello tienen mucha culpa las empresas y pseudoempresas que aseguran resultados inmediatos con pocos recursos y menos dedicación... Y nada más lejos de la realidad.


Al igual que un negocio “físico”, la puesta en marcha de una tienda online exige un análisis previo a fondo. De nuestro producto o servicio y su competencia, de nuestro público objetivo y sus hábitos online... En definitiva, un plan de negocio, con unos objetivos y en el que se analicen y especifiquen todos los aspectos que forman parte del proceso de la venta online: logística, distribución, formas de pago, devoluciones, descuentos, etc.

Algunos consejos que tendrás que tener presentes si quieres que tu tienda en internet funcione.

  • Plantea una estrategia de lanzamiento integral, que combine acciones online (Google Adwords, mailings, blogging, redes sociales, posicionamiento SEO, etc.) con otras offline (anuncios en radio, prensa, etc.).
  • Ponte en el lugar de tu cliente, analiza la experiencia de compra y hazla sencilla, sin demasiados pasos y sin trabas en las condiciones de pago y entrega y ofrece un diseño web atractivo.
  • Ofrece un amplio abanico de formas de pago, es más probable que la visita de un cliente termine en compra.
  • Estructura bien el catálogo de tus productos o servicios (familias y subfamilias de productos) para facilitar la navegación,  y trabaja sus relaciones (productos complementarios mediante mensajes del tipo “también te puede interesar...”). Ofrece una información completa de tus artículos (descripción, tallas, colores, materiales, etc.).
  • Genera confianza. La mejor forma de conseguirlo es respondiendo y, mejor, superando, las expectativas de compra de tus clientes. Y eso se logra, además de con la calidad del producto, cumpliendo con los plazos y las condiciones ofertadas. Para los que todavía no han comprado, muestra las formas de contactar con tu empresa en un lugar visible. Incluye preferiblemente un teléfono fijo, una dirección de correo electrónico y, en algún lugar aunque sea menos visible, una dirección postal. Tambien puedes adherirte a alguna asociación que proporcione un sello de confianza online.
  • Responde de forma ágil a consultas y solicitudes de información. Para lograrlo además de utilizar el correo electrónico puedes recurrir a herramientas como Whatsapp o Skype, como canales de atención al cliente que te ayudarán a la hora de generar confianza.
  • Ábrete a otros mercados. Analiza la posibilidad de ampliar tu target o público potencial a otros países e introduce idiomas complementarios en tu tienda.
  • Ofrece promociones y descuentos. Procura incluir promociones asociadas a celebraciones especiales (Día del Padre, de los Enamorados, etc.). El calendario está lleno de fechas señaladas y hay que aprovecharlas para promocionar los productos de nuestra tienda en internet.
  • Analiza los resultados de tu tienda online, lo que funciona y lo que no funciona, cuáles son las vías de entrada y de salida a tu web, por qué tus clientes abandonan sus “carritos” sin finalizar el proceso de compra, que páginas son las más visitadas y con ellas cuáles son los productos o promociones que despiertan mayor interés y, por supuesto, las estadísticas de venta (productos más vendidos, mejores clientes, etc.)
  • Cuida a tus clientes. Una vez que te han comprado y, partiendo de que el servicio recibido por ellos ha sido satisfactorio, resulta más fácil que vuelvan a comprar. Ofréceles productos complementarios a los adquiridos, ofertas especiales como gastos de envío gratis, vales de descuento para próximas compras, etc. En definitiva, ¡fideliza!